sábado, 22 de diciembre de 2012

Cuando Papá Noel llegó a la facultad...

¡Y cumplimos nuestra palabra!
Como ya os estábamos anunciando desde hace unos días, hoy iba a pasar algo gordo en la Facultad de Química. Y no solo gordo por el plan que rondaba nuestras mentes, si no por el navideño personaje que habíamos escogido. Para los que andan despistados, hablamos de Papá Noel, o Santa Claus si lo preferís.

¿Qué os podemos decir? Adoramos las risas y el cachondeo. Adoramos las asombradas caras de la gente. Adoramos la Navidad, y al Sr. Claus. Así pues, no quedaba discusión alguna. Además, un viernes 21 de Diciembre en la facultad... con clases de Física y Biología... mala cosa.

Si quieres conocer toda esta divertida historia sigue leyendo en aBOHRridos:

Despertábamos esta mañana a sabiendas de que era la última vez que nos veríamos las caras este año, por lo menos dentro de esa Facultad. Sabíamos que había clase, y no una cualquiera, había dos malditas horas de Física. Joder... teníamos que hacer algo, era el último día antes del merecido descanso...

Pero ese "algo" ya estaba planeado...  teníamos pensado como llevar un poco de alegría a nuestra querida clase. El Viernes 21 de Diciembre ocho Papa Noel iban a salir a la calle: Japy, Juan, Rubén, Dani, Mike, Fran, Adrián y Gonzalo.

Había mucho ajetreo pre-cachondeo. Que si elaborar una lista de los chicos y chicas que han sido buenos o malos, que si los merecidos regalos para ellos, que si carbón, que si esto, que si lo otro... Pero bueno, podíamos, estábamos poniendo toda nuestra ilusión en esa mañana, y la estábamos deseando desde hacía días.

Camino a la Facultad, allá van los Papá Noel...
Juan se encargó personalmente de conseguir el carbón para aquellos que no se han comportado como es debido, Adrían y Mike buscaron caramelos para regalar a los que se han portado algo mejor. ¡Ah! y el "Rasca y gana", que solo se lo podía llevar una persona... pero ya lo comentaremos.


Entre una cosa y la otra dieron las once, y todos nos reunimos en casa de Japy para plantarnos los disfraces y que empezará la gran fiesta pre-vacacional. Todo eran risas en aquella casita hasta que... ¡Faltaba un disfraz! Joder... Gonzalo... ¡Todos al chino a por otro! Sí, damas y caballeros, tuvimos un pequeño accidente, pero lo solucionamos. Y una vez salimos del chino, algo apurados de tiempo con tanta tontería, si estábamos definitivamente listos para ser el alma de la fiesta.

Paseábamos por la calle y la gente nos miraba sorprendida. Felicitábamos la Navidad a todas esas personas que se nos cruzaban hasta nuestro destino. Unos se quedaba boquiabiertos, otros nos respondían con una agradable sonrisa... ¡Y entramos en Química! Allí si que flipaba la gente, se reía, nos saludaba e incluso hacían fotos para el recuerdo. Tranquilos, aquí vamos a subirlas todas, para que las disfrutéis como nosotros.


Nos situamos frente a la puerta del aula, nuestra querida profesora de Física ya se encontraba dentro, y le echamos los pocos huevos que podían faltar. ¡Pa' dentro! Rompió la carcajada entre los presentes, y hasta ella reía, ¿quién nos lo hubiera dicho? Estábamos viendo reír a la dama de hielo, la que nos había castigado a la gran mayoría con su examen. Otra vez llovían las fotos... "Mirad aquí", "Y ahora aquí"... María Dolores también nos hizo una foto para el recuerdo, quien sabe si para tirarle dardos. ¡Y pedían caramelos!



Cambiamos de aula, pero sin echar de ella a nuestros compañeros del grupo B, más bien lo contrario, queríamos que formaran parte de nuestra fiesta. Ante tanta exigencia comenzaron a llover caramelos por la clase, quien sabe si alguno iba a hacer daño (Espero que no...). ¡Caramelos para todos, y a seguir con las clases! Aunque se hacía difícil...


¡Y llegó el momento estrella! Nos sentamos en los escalones y sacamos la lista. Si, os tenemos evaluados, sabemos como os habéis portado. Tú bien, tú mal... y tú, bueno... tú regular. Pedro tío, tú fatal, que no llevas disfraz; te hemos traído carbón. Y Marina excelente, vas a aprobarlas todas... ¡y por eso te llevas nuestro Rasca y Gana!


Vamos llegando al final de esta bonita mañana, una lástima. Para la última hora nos escondimos, allí en lo más alto de la clase, esperando a Marco Betti. A su llegada, con un buen salto, aparecimos en escena mientras cantábamos "Oh Marco Betti", ¡vaya carita se le quedó! Y claro, nos hicimos una foto con él, que hay que enviársela por correo a todo esto. Le dimos caramelos, de los rellenitos de zumo como él dice, que son los buenos. ¡Porque eres un máquina Marco! Tras ello tuvimos que dar una clase de Biología, pero de media horita, porque con tanto Papa Noel nadie se podía concentrar, ni el mismísimo italiano; eran demasiadas risas.

Por cierto, que alguien le puso la musica de SuperMario, que mala leche hacia el señor Marco.

Y nada, está alocada, divertida y navideña mañana llega a su fin. A los que estuvisteis presentes, espero que lo disfrutarais y os sacásemos una sonrisa. A los que no, y que estáis leyendo esto, nada... no os perdáis la próxima. ¡Y muchísimas gracias a todos los que nos habéis enviado fotos!

Por cierto, Mike hizo su buena acción del día, regalando caramelos a un pequeñín de cinco añitos que miraba embobado como tres Papa Noel cogían el autobús para poder llegar a sus hogares...
¿Se le empalmaría el alma? Eso preguntan por ahí abajo, ¡en la sección de comentarios!

4 comentarios:

  1. No esperes menos de mi, lo de feliz que estaba el niño. Y lo flipado cuando nos vio a Juan, Gonzalo y a mi xD

    ResponderEliminar
  2. Creo que es justo saber si a Mike se le empalmó el alma tras la buena acción.

    ResponderEliminar